España, Galicia

Descubriendo las Rías Baixas

5 junio, 2016 • Por

¿A quién no le ha pasado que ha visitado playas, ruinas, lugares… en países a horas de distancia, teniendo algunos tesoros muy cerca, aún por descubrir? ¡A veces sólo hay que abrir los ojos y ver lo que te rodea! Eso fue lo que hicimos en este mini road trip por las Rías Baixas, y es que Galicia en sí, es un gran tesoro.

¿Nuestro itinerario? Sencillo, desde Santiago de Compostela bordearíamos la costa de la Ría de Muros y la Ría de Arosa, desde Noia hasta Catoira.

 

MONASTERIO DE SAN XUSTO DE TOXOSOUTOS

A media hora de Santiago y muy cerca de Noia, en el concello de Lousame, se encuentra en un verde y frondoso bosque el monasterio medieval de San Xusto. Si bien el gran aliciente de éste es su entorno, pues se encuentra justo al lado del Río San Xusto, dejando varias caídas de agua a la altura del mismo monasterio. Abandonado desde el siglo XIX y bastante dejado hasta no hace demasiados años. En los alrededores, se conservan, aunque deteriorados por el paso del tiempo, restos de antiguos molinos, la huerta, el palomar y pequeñas casetas.

Monasterio de San Xusto

Monasterio de San Xusto Atrio

Campanario Monasterio de San Xusto

No fue hasta que llegamos a la parte de atrás del monasterio, en el pequeño cementerio, donde el aumento del sonido del agua nos descubrió una cascada de varios metros de altura, cuya fuerza era aprovechada antiguamente por el molino que la custodia. Es fácil llegar a la parte alta de la cascada por un pequeño sendero que la bordea.

Camino a Fervenza de San Xusto

Fervenza de San Xusto

Molino Rio San Xusto

El entorno de la fervenza de San Xusto es un sitio dónde caminar con tranquilidad y relajarse con el sonido del río o el silencio del bosque, aquí el estrés no existe.

 

CASTRO DE BAROÑA

Dejando atrás Noia y bordeando toda la costa de la Ría de Muros llegamos al bonito pueblo marinero de Porto do Son. En playa Arnela un grupo de juguetones delfines nos acompañaron con el Monte Louro de fondo. Muy cerquita, a escasos 2 kilómetros se encuentran el Castro de Baroña, bien señalizado por carretera y con un acceso un poco rupestre.

Paso de delfines con el Monte Louro de fondo

Playa de Arnela en Porto do Son

Vistas del Monte Louro desde el castro de Baroña

Panoramica Castro de Baroña en Porto do Son  Viviendas Castro de Baroña  Panoramica Castro De Baroña en Porto do Son

Vista Aerea Castro de Baroña

El Castro de Baroña fue un asentamiento fortificado de la edad de Hierro (casi nada) . Está situado en una península y aunque fuertemente erosionado por el mar, está en muy buen estado de conservación siendo fácilmente observables sus muros defensivos, foso y sus más de 30 restos de viviendas circulares. Es el castro más importante de Galicia y un buen ejemplo de la vida de los celtas en nuestras tierras.

 

DUNAS DE CORRUBEDO

Con el calor del mediodía llegamos a las dunas de Corrubedo, las más grandes de Galicia con 1,2 km de distancia y 20 metros de altura. Una larga pasarela de madera te lleva a los pies de la gran duna. ¿Espectacular? Sí… pero no tanto, desde el mirador no se aprecia la magnitud de la duna, pero si los amenazantes carteles de sanción si se te ocurre poner un pie en la arena (de 600 a 6000€)

Dunas de Corrubedo

Gran Duna de Corrubedo

Dunas de Corrubedo

En el mismo complejo de las dunas se encuentra la laguna de Vixán, mal señalizado y su acceso completamente abandonado. En la laguna, una torres para observar la fauna acuática y que permanece cerrada domina el lugar. Un sitio bonito, si, pero dejado totalmente a su suerte.

Caseta Lagoa de Vixan

Panoramica lagoa de vixan

Flores lagoa de vixan

 

MIRADOR PEDRA DA RÁ

Panoramica Pedra da Rá

Siguiendo hacia el sur, en Riveira, se encuentra el Mirador Pedra da Rá, de los más conocidos de las Rías Baixas y muy fácil de localizar por su señalización. En cuánto llegas se descubre el porqué de su nombre, un bloque de piedras forman una gran rana (rá en gallego). Desde las alturas las vistas casi mas impresionantes de las Dunas de Corrubedo y sus playas, las lagunas de Vixan y Carregal o el pueblo de Aguiño. También se encuentran aquí las ruinas del castro de la ciudad, restos celtas también con hermosas vistas.

Pedra da Rá

Corrubedo desde Pedra da Rá

 

MIRADOR DA CUROTA

Panoramica Rias Baixas mirador A Curota

La siguiente parada de esta ruta por las Rías Baixas también estaba en lo alto de una montaña, la Curota, esta vez en el municipio de A pobra do Caramiñal. Este mirador también es muy accesible por su señalización, y en el ascenso de la montaña es fácil encontrarse caballos salvajes (que te dejarán unas fotos con la ría de arosa de fondo increíbles ) Desde el alto del mirador , a unos 514 metros de altitud observarás la ría de Arosa en todo su esplendor, las dunas de Corrubedo, las islas de Sálvora, Arousa e incluso las Cíes. En días claro , dicen que se alcanza a ver Fisterra y Santa Tecla, en a Guarda

Mirador da Curota

Caballo salvaje a Curota

 

HÓRREO DE O ARAÑO

Cerca de Rianxo, en la aldea de O Araño podemos encontrar un hórreo, que no es más que una especie de almacén de piedra usado para guardar alimento (generalmente maíz) del frío invierno y de los animales.  Muy típica del norte de la península , y más abundante en las Rías Baixas que en el resto de Galicia. Está ubicado en la carretera que va de Rianxo a Padrón, atravesando la estrecha aldea de O Araño, dónde apenas cabe un coche. Al lado de la iglesia se encuentra esta construcción que tiene de especial sobre otros hórreos su tamaño, de unos 37 metros de largo, convirtiéndolo en uno de los más largos de Galicia junto al de Lira.

Horreo de O Araño

 

TORRES DO OESTE

El último tramo (que no es poco) de este paseo las Rías Baixas nos condujo finalmente a la localidad de Catoira, famosa por su romería vikinga, declarada de interés turístico nacional. Este desembarco vikingo se celebra en las Torres do Oeste, los restos de dos antiguas torres de defensa de origen romana utilizadas para controlar el tráfico marítimo del río Ulla  y proteger de invasiones externas. Son fáciles de localizar, se ven desde el puente que atraviesa la carretera de Rianxo a Catoira.

Torres do Oeste en Catoira, Rias Baixas

Iglesia Torres do Oeste

Cruceiro Torres do Oeste en Catoira

 

MUIÑOS DE ABALO

Para acabar, y aunque nos costó localizarlos, visitamos los Muiños de Abalo. En la aldea del mismo nombre, señalizado, pero confuso, no es fácil dar con ellos. Se trata de un conjunto de molinos (muiño en gallego) , 3 exactamente, dos de los cuales están en buena conservación, poseyendo incluso las aspas, compitiendo con los parque eólicos de los montes vecinos. Desde aquí pudimos ver como el atardecer teñía de naranja la ría dejándonos unas vistas fantásticas

Muiños de Abalo en Catoira

Molinos de Abalo en Catoira

 

Con esto terminábamos nuestro recorrido por las Rías Baixas, solo una parte de ellas, un día largo e intenso en el que pudimos maravillarnos con los paisajes, la naturaleza y la historia que tenemos a un paso de casa y que muchas veces no vemos. Habrá más

Descubriendo las Rías Baixas